GARANTÍAS

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cuando tengamos que reclamar y hacer valer la garantía, la persona consumidora puede dirigirse tanto al vendedor como al fabricante del bien adquirido o producto.

Los plazos legales que tenemos que tener en cuenta son:

– La ley establece un plazo general de 2 años de garantía desde la compra,

  • Si el defecto sale a la luz durante los primeros 6 meses desde la entrega del bien, se presume que es un defecto de origen, la persona consumidora no deberá probar nada para conseguir que se aplique la garantía
  • Si el problema se manifiesta pasados esos 6 meses, el fabricante o el vendedor pueden exigir al consumidor que demuestre que el fallo existía de origen. Aplicar la garantía puede resultarle así difícil, pues necesitará informes periciales u otras pruebas para que podamos ejercer nuestro derecho y solucionar el conflicto.

¿Sabes a qué tienes derecho en periodo de garantía?

En teoría, las cosas están claras. La garantía nos protege de los defectos de fábrica, problemas prematuros en un producto o desajustes respecto a lo prometido, y obliga al vendedor a subsanar esos fallos, sin que esa solución suponga coste o molestias para la persona consumidora. En la práctica, las cosas no son así, y a veces hay que dirigirse a una Asociación u Omic para reclamar.

¿Derechos que podemos reclamar?

Si un producto en periodo de garantía es defectuoso, tenemos varios derechos:

– Reparar el producto.

– Sustituir el producto por otro nuevo (no se sustituyen los de segunda mano).

Pedir una reducción del precio del producto u objeto.

– Resolver el contrato.

En principio, la persona consumidora puede elegir si prefiere que el producto en garantía le sea reparado o cambiado por uno nuevo, pero el vendedor o fabricante puede alegar que una de las formas le parece desproporcionada y elegir la que él convenga.

Cuando no sea posible o razonable sustituir el producto en garantía por uno nuevo o si el plazo de tiempo es exagerado, podrá pedir una reducción del precio o resolver el contrato.

En cualquier caso:

– Tanto la reparación como el cambio deben ser totalmente gratuitos para el consumidor.

– Durante el tiempo que esté sin el producto mientras lo sustituyen o lo reparan, el plazo de la garantía se suspende.

– Tanto el producto reparado como el nuevo cuentan como mínimo con 6 meses de garantía, aunque quedase menos tiempo para que cumpliese la garantía original.

Consejos:

  1. Cuando compres un producto, repasa los documentos de garantía. Si no hay (sólo es obligatorio incluir las garantías comerciales que amplíen la garantía legal), se aplica la ley.
  2. A veces los establecimientos ofrecen unas garantías comerciales que pueden completar las del fabricante, pero nunca sustituirlas.
  3. Conserva los documentos. Si no tienes, basta el justificante de la compra (ticket o factura). Estos documentos son la prueba de la compra y su fecha marca el inicio de la garantía.
  4. La ley obliga a dar un justificante de la reparación o sustitución del producto en garantía, lo que amplía significativamente los derechos de la persona consumidora.
  5. En la medida de lo posible, compra en establecimientos que permitan la devolución del producto o del dinero.
  6. Si el establecimiento de venta ha cerrado, dirígete al fabricante o productor del bien.