DATOS SOBRE EL DESPILFARRO DE ALIMENTOS Y CONSEJOS PARA TRATAR DE EVITARLO O REDUCIRLO EN LOS HOGARES

Según datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), mientras unos 800 millones de personas en todo el mundo sufren desnutrición, una tercera parte de la producción de alimentos destinados al consumo humano se pierde o se desperdicia: 1.300 millones de toneladas al año. Además de una vergüenza mundial, semejante desperdicio supone la utilización en vano de cantidades enormes de recursos materiales, humanos y energéticos y la emisión también “gratuita” de gases de efecto invernadero.

En la Unión Europea, con aproximadamente un 9,8% de su población en situación de precariedad alimentaria, se desperdician cada año 88 millones de toneladas de alimentos, una media de 173 kilos de comida por habitante y año. El Parlamento Europeo se ha propuesto reducir ese nivel de despilfarro de alimentos en un 30% para 2025 y en un 50% para 2030. El desperdicio de alimentos supone un gasto innecesario de recursos como la tierra, el agua y la energía y contribuye al cambio climático: por cada kilogramo de alimento producido se arrojan a la atmósfera 4,5 kilos de CO2.

El despilfarro alimentario ocurre en todos los eslabones de la cadena, desde la producción hasta el consumo final, pasando por el procesamiento y la distribución. Según la FAO, el 19% de ese despilfarro se produce en los hogares. Para tratar de reducirlo, EKA/ACUV ofrece algunos consejos sencillos:

-Un tercio de la comida útil termina en la basura. Piensa bien lo que compras para no desperdiciar dinero y alimentos.

-Antes de hacer la lista de la compra, revisa bien los alimentos que guardas en la despensa, el frigorífico y el congelador, para no comprar alimentos que ya tienes.

-No vayas a comprar comida con hambre, porque está demostrado que comprarás más de lo necesitas.

-El tamaño del carro (en los supermercados, hipermercados…) influye psicológicamente en la cantidad de lo que compramos. Si vas a comprar poco, mejor coge una cesta.

-El envase grande no siempre sale proporcionalmente más barato que el pequeño, y con él es más probable comprar y pagar más de lo necesario.

-Comprando a granel o por piezas, por ejemplo la fruta, es más fácil ajustar la compra al consumo real que haremos que comprando paquetes, y de paso evitaremos usar y pagar plástico innecesario.

-Infórmate sobre la diferencia entre fecha de caducidad y fecha de consumo preferente (si no las tienes claras) y tenlas en cuenta a la hora de comprar y de guardar los alimentos al llegar a casa.

-En la despensa, el frigorífico, el congelador, coloca los alimentos recién comprados al fondo (los que no sean para un consumo inmediato), siempre según las fechas de caducidad y de consumo preferente, y “adelanta” los que ya tenías para consumirlos antes.

-Al servir la mesa, pon raciones ajustadas, incluso pequeñas. Es mejor “repetir” si te quedas con hambre que tirar comida a la basura por haber puesto demasiada en el plato.

-Busca y pon en práctica recetas y trucos para aprovechar las sobras (lo que sea aprovechable).

-Echa la comida sobrante a un recipiente solo para productos orgánicos y, después, al contenedor para residuos orgánicos, de forma que pueda reciclarse en compost, abonos…


EKA/ACUV PARTICIPA EN EL PLAN DE ACTUACIONES FRENTE AL DESPILFARRO DE ALIMENTOS EN EUSKADI

Coordinado por Elika (Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria), está dando sus primeros pasos el Plan de Actuaciones frente al Despilfarro de Alimentos en Euskadi, en el que participa EKA/ACUV junto a otras organismos y administraciones.

El objetivo de la puesta en marcha de este Plan es impulsar y apoyar un conjunto de actuaciones concretas encaminadas a prevenir y reducir la cantidad de alimentos que se despilfarra a lo largo de la cadena de producción, suministro y consumo de alimentos en Euskadi. Asimismo, con la aplicación de este Plan de actuaciones se pretende facilitar la donación para consumo humano de los excedentes de alimentos y, en segundo término, la recuperación de los excedentes para su uso en alimentación animal.

Por otra parte, con la puesta en marcha de este Plan se pretende que Euskadi pueda dar respuesta a los objetivos de la ONU sobre el Desarrollo Sostenible (ODS 12.3-Para el año 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos por habitante correspondiente a los niveles de la venta al por menor y el consumidor, y reducir la pérdida de alimentos a lo largo de las cadenas de producción y suministro), así como a las recomendaciones de la Resolución de 19 de enero de 2012 del Parlamento Europeo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *