Pasado mañana, 15 de junio, desaparece por fin el roaming en la Unión Europea

paris-1275449_1280

Por fin, después de diez años de negociaciones y acuerdos, el 15 de junio desaparece el roaming (o itinerancia) en la Unión Europea, es decir el recargo que las compañías telefónicas cobraban a sus clientes por llamar por teléfono, enviar mensajes SMS y conectarse a Internet estando en otros países. Las compañías telefónicas han ganado un dineral con el roaming, ya que esos recargos a sus clientes eran muy superiores a las tarifas que las compañías de un país tenían que pagar (y tienen que seguir haciéndolo) por usar sus redes a las telefónicas del país donde se encontraran sus clientes.

A partir de pasado mañana, 15 de junio, los usuarios de móvil, ya sean de contrato o de prepago, pagarán lo mismo por hablar por teléfono, enviar SMS y navegar por Internet estando en cualquiera de los 28 países de la Unión Europea, que son los siguientes: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido (es de la UE hasta que se materialice el Brexit), República Checa, Rumanía y Suecia.

Algunas compañías han decidido extender el fin del roaming a otros países que no están en la UE, como Suiza, Liechtenstein, Noruega, Islandia, Albania, Turquía e incluso EE.UU.

EKA/ACUV recomienda a los usuarios que tengan pensado viajar a países de fuera de la UE que consulten con sus compañías telefónicas las tarifas de roaming que les cobrarán por usar sus móviles en tales destinos, y les recuerda que pueden fijar previamente un límite para evitar sustos en la factura.

¡Cuidado con la “política de utilización razonable”!

La normativa europea que pone fin al roaming y que entra en vigor mañana impone también ciertas normas a los usuarios (“política de utilización razonable”) para que no abusen de la nueva situación, básicamente para evitar que contraten tarifas más económicas de operadores de otros países y las usen en su lugar de residencia habitual. Si en un periodo de cuatro meses una compañía detecta que el consumo de un cliente es mayor en otro país que en el país de dicha compañía, esta podrá cobrarle un sobrecargo: 3,2 céntimos por minuto de llamada, 1 céntimo por SMS y 7,7 euros por GB (este último recargo irá bajando progresivamente hasta 2,5 euros en 2022).

Por ello, para evitar esos posibles sobrecargos, la Unión Europea recomienda a los usuarios contratar la línea del móvil con un operador del país al que se trasladen para una estancia prolongada (por trabajo, estudios…).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *