Claves de la dieta cuando tomamos medicamentos

fármacos-fruta

Los medicamentos administrados por vía oral comparten rutas comunes en su digestión, liberación, absorción, metabolismo, distribución y excreción con los alimentos, por lo que se pueden producir interacciones entre ellos que pueden afectar, tanto a la efectividad del fármaco como al estado nutricional del paciente. De esta manera, se hace imprescindible conocer la forma correcta de tomar la medicación en relación a las comidas.

¿Cómo influye la alimentación cuando tomamos medicamentos?

Los alimentos pueden influir en los medicamentos favoreciendo o impidiendo su absorción, teniendo como consecuencia que el medicamento no ejerce el efecto deseado.

La presencia de alimento en el tracto digestivo, o la interacción de algún componente del alimento con el fármaco, puede alterar el comportamiento del medicamento de la siguiente manera:

-Si el medicamento se metaboliza más rápido de lo esperado, es eliminado con mayor rapidez, haciendo que pierda eficacia.

-Por el contrario, si la eliminación del fármaco es más lenta, se puede aumentar su efecto y provocar toxicidad.

Por este motivo, cuando se va a comenzar un tratamiento farmacológico, es de suma importancia conocer las pautas correctas de administración, si hay que ingerir en ayunas o durante las comidas, qué alimentos concretos hay que evitar durante el tratamiento y por cuáles los podemos sustituir.

¿Qué efectos puede tener la medicación sobre nuestra alimentación?

Los medicamentos, bien por efecto directo o bien por efectos secundarios del fármaco, pueden influir en el aprovechamiento de los alimentos y provocar problemas de tipo nutricional, como pueden ser:

-Alteración del sentido del gusto y el olfato, provocando pérdidas de apetito o disminución de la apetencia por ciertos alimentos.

-Trastornos a nivel gástrico, que pueden alterar la absorción de nutrientes esenciales, bien disminuyéndola (provocando una pérdida de nutrientes) o bien aumentándola (problemas de toxicidad por retención de nutrientes).

Por eso los médicos, antes de recetar un tratamiento farmacológico, valoran la historia dietética del paciente y su estado nutritivo (obesidaddesnutrición, deficiencias en algún nutriente, etc.) para poder incluir en la prescripción unas recomendaciones dietéticas adecuadas.

¿Nos afecta a todas las personas de la misma manera?

Las interacciones entre alimentos y medicamentos dependen de las características de cada persona (edad, sexo, peso corporal, herencia genética, estado nutricional), de la patología a tratar y de si toma otros medicamentos al mismo tiempo.

De cualquier forma, hay grupos de la población más susceptibles de sufrir interacciones con la alimentación cuando toman medicamentos:

-Personas mayores: debido a los cambios fisiológicos propios del envejecimiento que afectan a su estado nutricional, a que frecuentemente toman más de un medicamento y a la mayor incidencia de errores y confusiones con la medicación.

-Mujeres embarazadas y en época de lactancia: por la sensibilidad del feto y del bebé a las bajas dosis de los fármacos.

-Pacientes crónicos o con tratamientos largos: con insuficiencia cardiaca, renal, hepática, tiroidea o hipertensos, asmáticos, diabéticos, trasplantados, sida, cáncer, etc.

-Personas con alergia o intolerancia a algún alimento: leche, huevo, gluten, etc. que pueden ser utilizados en la formulación de los medicamentos.

-Personas inmunodeprimidas, malnutridas y alcohólicas.

¿Es mejor tomar los medicamentos con el estómago vacío?

No hay una norma general para todos los medicamentos ni para todos los pacientes, por lo que es imprescindible seguir los consejos del profesional sanitario en cada caso.

El médico recomendará tomar la medicación en ayunas o con las comidas, lo que significa:

-En ayunas: mínimo una hora antes de comer o dos horas después de haber comido.

-Con las comidas: durante la comida o inmediatamente después de terminar de comer.

Es importante recalcar que cuando se olvide tomar algún medicamento, no hay que olvidarse de estas pautas, ya que la presencia de comida en el tracto digestivo tiene mucha influencia en la absorción de los fármacos, y como consecuencia en la dosis que ingerimos finalmente.

¿Qué otra información debo dar al médico cuando me recete un nuevo medicamento?

-Mencione todos los medicamentos que toma habitualmente, incluidos los suplementos dietéticos, de vitaminas y/o minerales y las plantas medicinales o los productos llamados “naturales”. Recuerda que muchos medicamentos se pueden comprar sin receta médica, y que es importante que el médico sepa que los está tomando.

-No olvide mencionar si lleva alguna dieta especial, de adelgazamiento, rica en fibra, baja en sal, o si habitualmente toma alimentos enriquecidos en vitaminas o minerales (ej. leche con Calcio), y/o laxantes.

-Recuerde al médico si posee alergia o intolerancia a algún alimento (lactosagluten, huevo, etc.) ya que pueden ser utilizados en la formulación de medicamentos.

-También es importante informar si es consumidor habitual de café, té, bebidas alcohólicas y si es fumador o está tratando de dejar de fumar.

¿Qué pautas dietéticas debo solicitar al médico cuando me recete un nuevo medicamento?

-Pregunte si debe tomar la medicación en ayunas o con las comidas.

-Aclare si se debe ingerirlo exclusivamente con agua o si puede simultanearlo con infusiones, zumos, yogur, etc.

-Consulte si debe evitar ciertos alimentos, bebidas u otros productos o técnicas culinarias, y en su caso, cuáles debe tomar en sustitución.

FUENTE: ELIKA, Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *