Vendedor y comprador acuerdan un descuento de 350 € en el precio de un sofá por no tener exactamente las medidas contratadas

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Al recibir en su casa el sofá que habían comprado a la empresa Muebles Shiade, J.C.F. e I.B.G. comprobaron que era algo más pequeño que el que habían pedido por catálogo y por el que habían pagado 1.560 euros. Le faltaban 13 cm. de longitud y otros 13 cm. de chaiselonge.

La respuesta de Muebles Shiade a su primera reclamación, en la que pedían algo tan sencillo como que les trajeran exactamente el sofá que habían encargado y pagado, fue, según relatan nuestros socios, “que el fabricante cuenta con un 5% de tolerancia, que las medidas deben tomarse desde los cojines…”. Tampoco midiendo desde los cojines llegaba el sofá a las medidas contratadas. Ante la falta de un respuesta adecuada y satisfactoria por parte de la empresa, J.C.F. e I.B.G. recurrieron a la OMIC de Vitoria-Gasteiz, la cual certificó mediante una inspección la diferencia entre el sofá contratado y el sofá entregado y realizó una mediación entre la empresa y los compradores que no llegó a buen puerto.

J.C.F. e I.B.G. vinieron entonces a EKA/ACUV, se hicieron socios y la intervención de esta asociación logró un acuerdo que satisfizo a ambas partes. Muebles Shiade aseguraba que no podía fabricar un sofá del modelo elegido por J.C.F. e I.B.G. con las medidas exactas del contrato, admitiendo de paso su error al ofrecer por catálogo un producto inexistente; y les propuso cambiarlo por otro modelo de sofá que sí tenía las medidas contratadas. Pero a nuestros socios les había costado mucho decidirse por el modelo adquirido y no querían un sofá diferente. El acuerdo consistió en una rebaja de 350 euros, cantidad que fue rápidamente reembolsada por Muebles Shiade a J.C.F. e I.B.G.

La rebaja en el precio o la compensación económica es una de las posibilidades de acuerdo entre vendedores y compradores cuando el producto no se ajusta exactamente a lo contratado o tiene algún defecto. Las otras posibilidades son, cuando las circunstancias lo permiten, el cambio, la reparación o, en última instancia, la devolución: el cliente devuelve el producto y la empresa devuelve el dinero.