TRÁS LA INTERVENCIÓN DE EKA/ACUV UNA SOCIA CONSIGUE AGILIZAR Y COBRAR UNA INCIDENCIA CON LÍNEA DIRECTA

Nuestra socia M.L.T.M. tenía contratado su seguro multirriesgo del hogar con la compañía aseguradora Línea Directa, tras sufrir un siniestro en su domicilio esta compañía no respondió como debiera, surgiendo varios problemas:

  1. En octubre de 2018 nuestra socia dió parte de un siniestro por agua que estaba cubierto por su póliza todavía en vigor. Pasados unos días, se personaron en su domicilio los profesionales del gremio correspondiente.Para ver el origen del problema los operarios levantaron completamente el aseo, tratando además de ver el alcance de los daños. No obstante, desde el día en que los gremios salieron de su domicilio, transcurrieron dos meses en los que la obra estuvo completamente paralizada, sin que ningún perito del seguro acudiera para valorar el daño existente ni tampoco una empresa que reparase el daño principal, es decir, una paralización total.
  2. En Enero, después de poner la pertinente reclamación a través del Departamento Jurídico de la Asociación de Personas Consumidoras EKA/ACUV, es cuando la aseguradora procede a agilizar la cuestión, personándose por fin los gremios, quienes sustituyeron la válvula de la bañera y solventaron de esta forma el problema principal.La obra en esta ocasión también se quedó sin finalizar, a falta de la intervención del albañil, pero esta vez con el consentimiento de nuestra asociada que pretendía acometer una pequeña reforma del baño. No obstante la Compañía sí se comprometió a valorar los daños directos y los daños estéticos para indemnizar a la asegurada, así como a reparar los daños causados a una vecina.
  3. Tras varios días sin noticias de la aseguradora, que se retrasa nuevamente en sus gestiones, llega una comunicación a nuestra socia en la que informan que el siniestro no tiene cobertura en su póliza, debido a que la bañera tiene corrosión. Cuestión totalmente incierta ya que la bañera se había utilizado desde el día siguiente a la reparación con total normalidad y no había vuelto a salir ninguna humedad en la estancia de la vecina, persona a la que tampoco habían reparado los daños.

Todo lo descrito nos lleva a un retraso injustificado en la resolución del siniestro.

Además, cabe señalar que en esas fechas tocaba la renovación de la póliza, con una subida de precio y sin haber sido comunicado a la asegurada, respetando los tiempos indicados por la Ley de Contrato de Seguro 50/1980 de 8 de octubre, modificada por la Ley 20/2015 de 14 de julio de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras.

Ante estas novedades, desde nuestro Dpto. Jurídico se presentó de nuevo una Reclamación ante el Departamento de Atención al Cliente de Línea Directa, en la que solicitábamos cuatro cuestiones:

      1. Qué se diera el visto bueno a proseguir con los trabajos de reparación, procediendo además a reparar los daños del vecino de forma inmediata.

      2. Que se tuviera en cuenta la póliza del cliente, ya que el contrato de nuestra socia contaba con una cobertura de daños estéticos que no se había aplicado y que ascendía a 600€.

      3. Que ante la problemática soportada y debido a que no se había informado de las modificaciones contractuales en tiempo y forma, se reembolsara la prima que ya había sido descontada al cliente, cuyo importe era de 232€.

      4. Por último, se abonara la cantidad ingente de dinero que la socia había gastado en llamadas, 277,09€ .

En abril conseguimos que se solucionara la cuestión, recibiendo la reclamante el importe total de 799,88€.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *