Tarjetas Revolving, sinónimo de usura. ¿Qué son y cómo reclamar? ¡Te ayudamos!

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las tarjetas Revolving son un tipo de tarjetas de crédito que permiten aplazar el pago de las compras abonando una cantidad mensual.

Aunque tengan formato de tarjeta, se instrumentan como un crédito al consumo que ha ganado popularidad gracias a su flexibilidad. Pero ante todo, suponen un afán lucrativo a las entidades financieras que las emiten. Los intereses de este tipo de tarjetas pueden superar el 25% TAE, lo que según multitud de sentencias judiciales implica usura, y además son nulas por la absoluta carencia de información adecuada en su contratación. Muchas personas no son si quiera conscientes de que las poseen; las pueden haber recibido en su domicilio con un crédito preconcebido, o haberlas contratado en una gasolinera o comercio. Los bancos más comunes, por su parte, suelen ser WIZINK, CITIBANK, CETELEM, COFIDIS o el SANTANDER.

Ya decimos que aparentemente ofrecen una serie de ventajas que pueden ser atractivas, como que nos permitan aplazar los pagos cómodamente, sin tener que cambiar de banco, con posibilidad de pagar en comercios adheridos o incluso disponer de efectivo. Ventajas que esconden una realidad compleja y peligrosa. Los intereses pendientes se suman al principal con lo que se crea una espiral de crédito, periodos muy largos de amortización con las cuotas mensuales bajas que lo encarecen en exceso.

Desde la Asociación animamos a todo aquel que se haya visto afectado por una tarjeta de este tipo a que acuda a nuestras oficinas para reclamar. Tenemos muchas sentencias ganadas que anulan estos contratos.

El que piense que la puede tener, que no dude en ponerse en contacto con la asociación para que despejemos todas sus dudas.

En cualquier caso, os recordamos un par de consejos a la hora de contratar una tarjeta de crédito:

1. Debemos controlar mes a mes las compras que hacemos: así nos podemos hacer una idea bastante clara de si estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades.

Además, es importante pedir al Banco un justificante de cuánto lepagamos mensualmente en forma de devolución de lo adeudado. Y aún mejor si separamos interesesy devolución del principal.

2. Cuidado con estas tarjetas que son muy caras, mucho más que un préstamo al consumo normal. Y todo porque, frente a alternativas similares en precio no tienen un calendario de pagosque asegure al prestatario cuándo terminarán sus obligaciones.

Seguimos ganando casos, ¡contacta con nosotros y reclama el tuyo!