Regulación de los servicios de las tintorerías

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

INFORMACIÓN AL PÚBLICO

Los precios máximos de los diferentes servicios que ofrezcan, referidos a cada una de las piezas de uso más corriente. Deben reflejar si incluyen o no el IVA. El derecho que nos corresponde a recibir una indemnización en caso de pérdida o de deterioro irreparable de la prenda que sean responsabilidad de la tintorería por la cantidad que de mutuo acuerdo se haya consignado en el resguardo. Los establecimientos que soliciten el pago anticipado total o parcial del servicio deben exponer que dicho pago sólo puede exigirse cuando manifestemos nuestro acuerdo al respecto. Deben tener también a la vista del público la carta de recomendaciones.

Resguardo

En el momento de la entrega de la prenda, tienen que darnos un resguardo en el que deben figurar, entre otros, los siguientes datos:

  • Nuestra identificación y la de la tintorería.
  • Fecha de recepción de la prenda y fecha prevista para su entrega.
  • Especificación de las prendas y del servicio solicitado.
  • Precio.
  • Observaciones, si existen, sobre el estado de la prenda. La tintorería puede hacer constar la posibilidad, por motivos razonados, de deterioro de la prenda o de no resultar el servicio conforme a lo requerido y declinar sus responsabilidades al respecto.
  • Valoración previa de la prenda, en caso de que la pactemos con la persona que presta el servicio.
  • Firma o sello de la tintorería.

Para recoger la prenda debemos presentar el resguardo, que nos deben devolver con la indicación de haber sido pagado el importe del servicio. Este resguardo sirve de documento justificativo para cualquier posible reclamación. Debemos retirar las prendas depositadas en la tintorería antes de 3 meses. A partir de este plazo pueden cobrarnos una cantidad en concepto de guardarropa o conservación, siempre que se haga constar su importe en lugar visible al público.

PARA EVITAR Y SOLUCIONAR PROBLEMAS

La carta de recomendaciones

Es el conjunto de consejos que los establecimientos de tintorería deben tener a la vista del público y que debemos tener muy en cuenta para conseguir un correcto servicio. Los consejos que figuran, entre otros, son:

  • Al entregar una prenda a la tintorería, debemos comprobar el estado de la misma, si hay faltas o desperfectos en botones o corchetes y asegurarnos de que no queda nada en los bolsillos.
  • Hay que solicitar siempre el resguardo o justificante. Debemos cerciorarnos de que en él figuran las observaciones precisas sobre el servicio solicitado y las características de la prenda. Es recomendable comprobar que el precio que aparece en el resguardo no es superior al exhibido en el establecimiento.
  • Es muy conveniente fijar, de común acuerdo con la persona responsable del servicio, la valoración de la prenda de cara a la posible indemnización en caso de deterioro o extravío.
  • Si al recibir la prenda comprobamos que el servicio ha sido defectuoso, podemos exigir que se repita sin coste adicional.
  • Si debido a la prestación del servicio de tintorería se ha producido algún desperfecto en la prenda, podemos exigir una indemnización en función de los desperfectos ocasionados.

PARA RECLAMAR

En caso de problemas, debemos intentar en primer lugar llegar a un acuerdo amistoso y razonable con la tintorería. Si ello no es posible, podemos acudir a las Oficinas Territoriales del Departamento de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno Vasco, a las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMICs) o a las Asociaciones de Personas Consumidoras y Usuarias. Previamente a ello, tenemos derecho a rellenar una hoja de reclamaciones, que la tintorería debe tener a nuestra disposición. Las actuaciones de las tintorerías que infrinjan su normativa reguladora pueden ser sancionadas con multas por el Departamento de Industria, Comercio y Turismo. Podemos también acudir al sistema arbitral de consumo, al que se ha adherido un número importante de tintorerías. Contratar los servicios de tintorerías adheridas al sistema arbitral de consumo supone una garantía de que los posibles problemas que puedan producirse se van a resolver rápidamente. Como última opción tenemos la vía judicial.