CONSULTA SOBRE UNA COMPRAVENTA ANULADA POR EL VENDEDOR ALEGANDO UN ERROR EN LA PUBLICIDAD

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En la página web de una gran cadena se anunciaba, por solo 40 euros, un modelo de móvil que me interesaba. Me ha parecido una oferta estupenda, un chollo, y he comprado dos, pagando con tarjeta. Una hora después más o menos, me ha llegado un mensaje de la cadena diciendo que ha tenido un error en el anuncio, que el móvil cuesta 240 euros, y que deshace la venta. Inmediatamente he confirmado con mi banco que la cadena ya me ha reingresado los 80 euros. Tengo “capturas” de pantalla con la oferta y el resguardo electrónico de la compra. ¿Puedo exigir que se cumpla el contrato?

Puede hacerlo, está en su derecho, porque, tal como explica el caso, el proceder de esa cadena vulnera claramente obligaciones básicas derivadas de las leyes sobre contratos y publicidad. La publicidad es vinculante y lo que en ella se dice debe cumplirse; y un contrato no puede romperse o anularse unilateralmente sin que medie incumplimiento por la otra parte u otra razón de peso. Si la cadena rechaza su reclamación (su exigencia de que se cumpla el contrato), podría elevarla a Arbitraje de Consumo (si la empresa está adherida al mismo) o presentar una demanda judicial. Lo más probable es que estas instancias interpretaran las leyes al pie de la letra y obligaran a la cadena a cumplir su compromiso (su anuncio y su contrato), es decir enviarle los terminales y cobrarle el precio acordado, espetándole que si ha tenido un error en su publicidad debe asumirlo y que no puede alegar ninguna causa válida de nulidad de contrato. Aunque también podría ocurrir que resolvieran que la actuación de la empresa ha sido… disculpable, teniendo en cuenta la rapidez con la que le ha comunicado su error y le ha reingresado los 80 euros, sin causarle a usted ningún perjuicio y sin haber llegado a enviarle los terminales y por tanto sin obligarle a devolverlos o facilitar su recogida. Lo más probable, no obstante, es lo primero.