CONSEJOS PARA AHORRAR ENERGÍA EN CASA: EL AISLAMIENTO DE LA VIVIENDA

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El consumo de energía en casa tiene un gran impacto en nuestra calidad de vida y en el presupuesto familiar. Por eso es muy importante tratar de hacer un consumo energético eficiente, y el aislamiento de la vivienda juega en ello un papel fundamental.

-Al comprar una vivienda es fundamental conocer su calidad energética. Así pues, en la memoria de calidades debemos exigir información sobre aislamiento, acristalamientos y características de los sistemas de calefacción, agua caliente sanitaria y aire acondicionado.

-Debemos pedir asimismo el certificado de eficiencia energética, que califica los edificios de la A a la G según su consumo de energía. Los edificios A son los más eficientes energéticamente y los edificios G son los menos eficientes.

-Sea compra o alquiler, debemos interesarnos por la calidad y la cantidad del aislamiento térmico utilizado en el edificio.

-Un buen aislamiento en los cerramientos exteriores proporciona mayor confort y ahorro de dinero puesto que disminuye las pérdidas de calor.

-Si no las tenemos, debemos procurar instalar ventanas con doble cristal o doble ventana y marcos con rotura de puente térmito. El mayor aislamiento lo ofrecen los cristales de alta transmitancia.

-Debemos procurar que las cajas de las persianas no tengan rendijas, que estén perfectamente aisladas.

-Podemos detectar corrientes de aire por el movimiento de las cortinas junto a los cajetines de las persianas y otros resquicios por donde pueda entrar aire del exterior.

-Si hay rendijas en puertas o ventanas, podemos taparlas o reducirlas con silicona, masilla o burletes.

-Bajemos las persianas y cerremos las cortinas al anochecer para evitar perder el calor acumulado en la casa durante el día. Igualmente, subamos las persianas y abramos las cortinas de día, o en las horas en que haga sol, para que la luz solar caliente nuestra casa.

-Un buen aislamiento de la vivienda, especialmente si dispone de un diseño bioclimático (que supone un incremento mínimo en el coste de construcción), puede ahorrar hasta un 70% en climatización e iluminación.