CÓMO DISTINGUIR ENTRE PERFUMES Y COSMÉTICOS AUTÉNTICOS Y FALSIFICADOS (INFORME DE CECU)

La campaña “Verdadero o Falso” es una iniciativa de CECU (Confederación de Consumidores y Usuarios, en la que está integrada EKA/ACUV) que proporciona a las personas consumidoras información fundamental para identificar y evitar los productos falsificados y, entre ellos, muy especialmente los cosméticos y los perfumes, ya que los falsificados, además de suponer un fraude económico, pueden conllevar riesgos para la salud.

El envoltorio exterior. El celofán que se utiliza en los envoltorios originales tiene cuerpo, sus pliegues son exactos y queda prácticamente superpuesto al embalaje interior. En la falsificación suele ser muy fino, está mal doblado, queda aire entre el cartón y el celofán y si se frota produce un sonido que en el original no existe.

El estuche. Las marcas utilizan un cartón de gran textura, mayor gramaje y calidad y, si se agita, el frasco no se mueve en el interior porque está protegido por un embalaje interno. Las falsificaciones utilizan un cartón más fino y de peor calidad y el contenido se mueve si se agita. Si se compara con un original se nota fácilmente la diferencia.

El frasco. Los frascos originales son de una pieza para evitar que los pegamentos contaminen el perfume. Los frascos falsificados no son de una pieza. Si se pasa la mano por el canto se nota un pequeño relieve porque los dos moldes del cristal están pegados. Este pegamento puede migrar al producto componentes tóxicos. Además, en el perfume falsificado el tubo dispensador suele estar muy curvado en el fondo, y presentar grosores anómalos.

El etiquetado. En los productos originales figuran claramente impresos el lote y los ingredientes. En los productos falsificados normalmente no figuran dichas menciones.

El interior. Para fabricar un buen perfume se puede tardar años, trabajando en un laboratorio con extrema pulcritud para no degradar o contaminar la mezcla; ni permitir que se introduzcan hongos o microorganismos, algo que puede suceder al utilizar esencias procedentes de flores naturales. El equilibrio del perfume falso suele ser diferente del original y la densidad, color y olor no coinciden con el auténtico. Las condiciones de higiene de un taller clandestino no son las idóneas, el producto no es analizado y sometido a las normas de higiene y seguridad, no respetan el reglamento 1223/2009 de la UE, que determina qué sustancias y en qué medida se pueden incluir en los perfumes, por lo que puede incluir ingredientes tóxicos, alergénicas, que provoquen foto-sensibilidad, que sean potencialmente cancerígenos o disruptores endocrinos (perjudiciales para la reproducción humana).

El precio. Existe libertad de precios. No obstante, cuando compras un producto original, en los circuitos legales, te harán entrega de tu factura que será tu justificante de compra para, en su caso, reclamar. No podrás reclamar cuando compras intencionadamente un producto falsificado. Los perfumes de imitación suelen tener un precio mucho menor que el producto original, lo cual llamará  la atención del consumidor. Los productos de imitación o falsificados se encuentran sobre todo en  internet o se venden en la calle a través de venta ambulante ilegal (“top manta”), en mercadillos o rastros; y, generalmente, fuera de los circuitos autorizados tradicionales, aunque en algunos casos se han encontrado en tiendas.

Toda la información sobre la campaña “Verdadero o Falso” en: https://cecu.es/index.php/falsificaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *