EDP Naturgas devuelve el coste de un servicio cobrado durante diez años al no poder demostrar la contratación tras la reclamación del usuario

abanto-edp

El 27 de enero de este año, el vecino de Abanto-Zierbena L.N.M. presentó en la OMIC del municipio bizkaino, atendida por un abogado de EKA/ACUV, una reclamación contra EDP Naturgas, su suministrador de gas con la modalidad “Fórmula ahorro”, por cobrarle un servicio de mantenimiento que el usuario aseguraba no ser consciente de haberlo contratado, ni cómo ni cuándo.

L.N.M. pedía en concreto a EDP Naturgas que le enviara la supuesta grabación telefónica de la contratación y una copia en papel firmada del contrato del servicio de mantenimiento “funciona directo” y, al estar seguro de no haber hecho tal contrato, le reclamaba también que le devolviera el dinero que por dicho servicio EDP le había cobrado durante varios años: 698,82 euros. La OMIC de Abanto-Zierbena remitió la reclamación a EDP Naturgas, subrayando que “en caso de no existir contrato, procedan a la inmediata baja de servicios de mantenimiento y devolución de cargos”.

El 1 de marzo EDP Naturgas contestó a la OMIC que, adjunto al contrato de suministro de gas iniciado el 11 de septiembre de 2006, hubo un contrato de mantenimiento activo entre el 23 de noviembre de 2006 y el 16 de enero de 2017, “fecha en la que solicitó el cliente la baja por vía telefónica”. Es decir, EDP asegura que L.N.M. contrató el mantenimiento “funciona directo”; pero también reconoce, en la misma respuesta, que no tiene ninguna “prueba documental de aceptación firmada por ambas partes”. Y al no poder demostrar que su cliente contratara el servicio de mantenimiento, procedió a devolverle inmediatamente los 698,82 euros cobrados por el mismo.

¿Cómo es posible que una empresa que asegura haber contratado un servicio con un cliente no tenga prueba documental alguna de esa contratación y, además, le cobre por ese servicio? ¿Cómo es posible que un cliente que asegura no haber contratado un servicio haya estado pagándolo, cada mes, cada dos meses, sin denunciarlo y sin reclamar la devolución del dinero… hasta diez años después?

Pues, como vemos, estas cosas ocurren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *