CONTRATACIÓN DE VIAJES ONLINE

La oferta de viajes en Internet te permite comparar entre muchas opciones y, si contratas directamente el servicio, evitar las comisiones de empresas intermediarias. Si optas por un viaje combinado, debes conocer también tus derechos.

Cuando accedas a una web de viajes:

  • Busca la información relevante sobre la página. Asegúrate de que la empresa cumple con los requisitos legales y que tiene registrada una dirección física, un teléfono y un correo electrónico para la comunicación directa. Los foros de viajes u otras páginas similares pueden ayudarte a hacerte una imagen general de la empresa.

  • Lee detalladamente las condiciones del contrato. Lee bien la letra pequeña.

  • La web debe ofrecer información clara y precisa sobre el viaje. La publicidad es vinculante, por lo que debes conservarla. Si tienes un problema, te servirá como prueba en la reclamación.

  • Adopta medidas de seguridad:

    • Comprueba que la web es segura y de confianza. Mira si la dirección de la web comienza con las letras https://, o si aparece un candado cerrado o una llave entera en alguno de los ángulos de la pantalla del navegador.

    • Utiliza medios de pago seguros como, por ejemplo, PayPal.

    • Ten actualizados el antivirus y el navegador. Evita ordenadores públicos y redes Wi-Fi abiertas.

    • Facilita solo los datos personales necesarios para realizar la compra.

Comprueba si la web que comercializa el servicio es una agencia de viajes, una compañía aérea o una empresa dedicada al sector. Muchas se publicitan como tal y no lo son. Para ello:

  • Puedes comprobar si un vuelo existe realmente a través de su código de IATA.

  • Comprueba en la web si la empresa existe: verifica su inscripción en el Registro Mercantil.

Antes de aceptar, lee detenidamente:

  • Las condiciones generales de uso, tales como registro o privacidad de datos, y de contratación. Al realizar la compra aceptas las condiciones de contratación. Revísalas antes de finalizar el proceso de pago. Es recomendable que conserves o imprimas una copia del contrato.

  • Las condiciones de la oferta: vigencia, servicios incluidos y excluidos, precio final, etc…

Y recuerda:

  • Compara diferentes ofertas y busca en sitios de confianza. Es recomendable visitar páginas que se adhieran a códigos de autorregulación. De ese modo, tendrás la certeza de que la empresa se ha comprometido a resolver los conflictos de consumo. Si ves cualquiera de estos símbolos en la página, estarás en una web de confianza.

  • Ten cuidado con las ofertas sospechosamente atractivas.

  • En la contratación online de un viaje, siempre tienes derecho a recibir información previa antes de formalizar el contrato, adquirir el título de transporte, etc.

  • Analiza toda la publicidad e información. Ante cualquier duda, aclárala a través de cualquiera de los medios que la empresa pone a tu disposición. Esa información es vinculante, así que conviene conservarla para que, en caso de conflicto, puedas utilizarla como prueba.

  • Conoce de antemano qué vías de reclamación existen.

La web debe incluir una información mínima sobre el viaje:

  • Destinos y medios de transporte, con mención de sus características y clase.

  • Duración, itinerario y calendario del viaje.

  • Relación de establecimientos de alojamiento, con indicación de su tipo, situación, categoría y sus principales características, así como clasificación turística.

  • Información sobre los servicios incluidos, como comidas, bebidas, visitas, etc…

  • Información general sobre las condiciones en materia de pasaportes y de visados, y las formalidades sanitarias para el viaje y la estancia.

  • Precio final completo del viaje combinado, incluidos los impuestos, y con el detalle exhaustivo de todos los conceptos.

  • Cuantía del pago anticipado en concepto de reserva, plazos de pago y, si existen, las condiciones de financiación ofertadas.

  • Cláusulas aplicables a posibles responsabilidades, cancelaciones y demás condiciones del viaje.

  • Fecha límite para cancelar el viaje sin penalización y, en su caso, el importe que debe abonarse por la cancelación. También debe indicar a posibilidad de suscribir un seguro que cubra esos gastos de cancelación.

  • Nombre y domicilio de la empresa con la que contratas y, en su caso, de la organizadora del viaje.

  • Otra información adicional y adecuada, según las características del viaje.

Puedes adquirir el viaje a través de una empresa de red de compras. Son páginas web en las que puedes comprar artículos y contratar servicios más baratos con respecto al precio original, mediante descuentos o cupones. Generalmente, es necesario registrarse para poder acceder a sus ofertas. En estos casos:

  • Lee bien y presta especial atención a las condiciones de contratación.

  • Es posible que los descuentos estén acotados a fechas muy concretas, condiciones especiales de viaje o alojamiento, o no tener incluidos ciertos servicios.

Tienes derecho a recibir confirmación de las reservas e información sobre todo lo relativo al servicio, en un plazo de 24 horas y a través del medio que hayas indicado, generalmente por correo electrónico.

Tienes derecho a cancelar las reservas. Fíjate en las condiciones generales, por si existe algunapenalización en este caso.

Puedes imprimir la confirmación o guardarla en un dispositivo. Esta documentación te servirá como comprobante si tienes que reclamar. También es recomendable que imprimas o guardes los justificantes de pago de la entidad bancaria.

Tras aceptar la oferta y formalizar el pago, debes recibir un comprobante donde figuren todos los datos y condiciones sobre el servicio. En la red de compras, generalmente se llama cupón o ticket. Debes utilizarlo en la forma señalada en las condiciones de uso, cuando quieras disfrutar de los servicios de viaje contratados.

Además, ten presente lo siguiente:

  • En las web de red de compras, habitualmente, se exige un registro previo.

  • La responsabilidad final de la compra es de la empresa a la que has pagado, es decir, la empresa con la que has contratado el servicio. Ésta no puede derivar la responsabilidad a la firma proveedora o prestadora (el restaurante, la compañía de vuelos, el hotel…). Sin embargo, sí podrá eludir su responsabilidad si demuestra su falta de culpa, de tal forma que cada empresa responda de su propio ámbito de actuación. Sin embargo, si sufres daños personales y materiales causados por productos o servicios defectuosos, sí responderá solidariamente con las empresas que finalmente suministren el bien o presten el servicio.

Ante cualquier duda, ponte en contacto con el negocio donde vas a disfrutar el servicio y asegúrate bien de las condiciones de uso y de la disponibilidad.

Fuente: KONTSUMOBIDE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *