Detectadas en Barakaldo tres nuevas empresas de venta agresiva a domicilio: Discusal Hogar, Culmen Ediciones y Books2cia

alertas-1

¡ALERTA!

De noviembre de 2016 hasta hoy, un jubilado que vive solo en Barakaldo y cobra unos 800 euros de pensión, ha “comprado” paquetes de libros por un valor total de unos 17.000 euros a tres empresas de venta a domicilio que acuden a su casa cada dos o tres meses.

Según han contado a EKA/ACUV familiares de este señor, que están tratando de recabar más información y de convencerle para que las denuncie, se trata de las empresas Discusal Hogar, Culmen Ediciones y Books2cia. “Tiene la casa llena de paquetes de libros, no sabe si ha firmado contratos, no los encuentra, y dice que tiene miedo a esa gente y que por eso no los denuncia y cada vez que le visitan les compra lo que sea, a una media de entre 2.000 y 3.000 euros por visita. Dice que una vez incluso le llevaron del brazo a una sucursal de la BBK para firmar una compra. Se está quedando sin los pocos ahorros que tenía”. Es el resumen de lo que un familiar de este señor, con los primeros documentos que ha podido reunir, ha puesto en conocimiento de los abogados de EKA/ACUV, que están ya sobre el caso.

A la espera de su evolución, EKA/ACUV advierte a la población sobre estas tres empresas de venta agresiva, y seguramente fraudulenta, a domicilio. Sobre Discusal Hogar, la primera empresa que visitó a este señor de Barakaldo sin que antes hubieran tenido el menor contacto, hay en Internet numerosos testimonios de personas que aseguran haber sido engañadas y estafadas por comerciales de la misma. Las otras dos empresas, Culmen Ediciones y Books2cia, aparecieron en el mismo domicilio de este jubilado de Barakaldo poco después y, como la primera, han repetido visitas hasta sumar entre las tres la escandalosa cifra de entre unos 17.000 euros en ventas.

EKA/ACUV recomienda a los consumidores que no atiendan ni abran la puerta de su casa a los comerciales de ninguna empresa de venta a domicilio, incluidos los comerciales de empresas de gas, electricidad y telefonía, que también dan lugar a numerosas quejas y reclamaciones. Si lo hacen, si les parecen interesantes las ofertas, que no firmen “en caliente”, jamás en la primera visita; que pidan a los comerciales que les dejen la información (la publicidad, los contratos…) para analizarla en profundidad, para comparar los precios de esos productos con los de productos similares en las tiendas, antes de tomar la decisión de comprar. Y, a quienes terminen firmando un contrato y se arrepientan, que se den prisa en ejercer su derecho al desistimiento (en 14 días naturales), por su cuenta, enviando un burofax a la empresa, o pidiendo ayuda a las organizaciones de consumidores, las OMICs o Kontsumobide. Y si la empresa se niega al desistimiento: demanda judicial.