Detectada en Bilbao otra empresa de ventas agresivas a domicilio: Grupo Prodice Direct

alerta Prodice Direct

¡ALERTA!

A la oficina central de EKA/ACUV en Bilbao ha llegado esta mañana una familia del barrio bilbaino de Otxarkoaga víctima de una venta agresiva a domicilio protagonizada por la empresa Grupo Prodice Direct, que se autodenomina como “distribuidor internacional de obras editoriales, productos de descanso y la salud y productos para el hogar de primeras marcas” y que tiene su sede central en Madrid.

La “compradora”, que ha venido acompañada de dos familiares más jóvenes, es una señora de avanzada edad que padece atrofia cerebral y sufre pérdidas transitorias de memoria. Por eso no recuerda cómo los comerciales de Grupo Prodice Direct contactaron con ella y entraron en su domicilio. Lo cierto es que le han vendido varios productos (una tablet, un libro, menaje para el hogar) por unos 3.000 euros, parte de ellos pagados en mano y el resto a pagar a una financiera en 39 letras mensuales de 71,98 euros cada una.

En este caso ha vencido ya el periodo de 14 días naturales para ejercer el derecho al desistimiento en la venta fuera de establecimiento mercantil, por lo que EKA/ACUV tratará de deshacer el contrato alegando ante la empresa “vicio de consentimiento” en la firma del contrato por la merma de facultades mentales de la clienta, que ha traído el historial médico que lo certifica. Esta familia asegura que algunos conocidos suyos de la misma zona de Otxarkoaga han recibido también la visita de comerciales de Grupo Prodice Direct, aunque no sabe si han llegado a cerrar contratos con la misma.

Dice también esta familia que la citada empresa debe tener algún algún vínculo con la empresa Alba Cultural Siglo XXI, la cual vendió a la misma señora mayor hace unos años, en su domicilio y con las mismas técnicas, un colchón presuntamente terapéutico por una cantidad muy elevada, contrato que los familares de la señora consiguieron deshacer ejerciendo a tiempo el derecho de desistimiento.

EKA/ACUV recomienda a los consumidores que no atiendan ni abran la puerta de su casa a los comerciales de ninguna empresa de venta a domicilio, incluidos los comerciales de empresas de gas, electricidad y telefonía, que también dan lugar a numerosas quejas y reclamaciones. Si lo hacen, si les parecen interesantes las ofertas, que no firmen “en caliente”, jamás en la primera visita; que pidan a los comerciales que les dejen la información (la publicidad, los contratos…) para analizarla en profundidad, para comparar los precios de esos productos con los de productos similares en las tiendas, antes de tomar la decisión de comprar. Y, a quienes terminen firmando un contrato y se arrepientan, que se den prisa en ejercer su derecho al desistimiento (en 14 días naturales), por su cuenta, enviando un burofax a la empresa, o pidiendo ayuda a las organizaciones de consumidores, las OMICs o Kontsumobide. Y si la empresa se niega al desistimiento: demanda judicial.